inicio/portada
30 de Diciembre del 2016, 06:50 horas
Auakatles

Termina el desastroso 2016

Alfredo Hernández Fuentes

Así es, termina otro año calendario, botaremos a la basura el cuadernillo 2016 para recibir uno que podría ser de renovación, luz y esperanza; ¿Pero qué nos deja como plataforma el año que nos abandona? La información de los mass media es de horror seco, sobresalto ante la crueldad del hampa: tortura sin piedad, asesinatos cotidianos, desollados, ahogados en sangre; incremento de miseria en todas las regiones, abandono del patrimonio, pueblos fantasmas, terror ante la amenaza de la propia muerte. Sistemas de seguridad fallidos y trasfundidos por la delincuencia que cayeron en el descrédito. Corrupción y vulnerabilidad son entonces los signos, ya nada es estable, nada es seguro.

Dicen, quizás por asirse a un ilusorio lema de consuelo que, “somos más los buenos que los malos”; quizás sea cierto, aunque yo no estoy convencido: y no lo estoy, porque los más no denuncian las actividades de esos menos, aunque residan u operen junto a ellos; porque esos más se conforman con santiguarse y besar manos de quienes supuestamente deberían representarlos y defenderlos, aunque en la práctica no sea cierto. Sí, sobre esos últimos me refiero a quienes supuestamente están obligados a establecer la paz y el orden, pero que nada radical y efectivo han logrado para detener el proceso de devastación.

Sin aceptarlo nos han conducido a observar cómo se derrumba el país, la disolución del núcleo familiar, la migración hormiga rumbo al norte, impotencia y desconsuelo. Mientras otros, muchos, los que deberían estar al servicio de todos, se regocijan en su posición dentro de la burocracia gubernamental, fijándose como retribución cualquier cantidad que les plazca, saturados de satisfactores materiales, protegidos por guardias pagados con recursos públicos; mientras el pueblo bajo que no tiene ni para comprar tortillas los mira pasear en camionetas de lujo. ¿Así creerán restituir el tejido social?

Nos enteran los medios masivos hasta qué punto saquean impunemente las arcas de las entidades federativas y de los organismos públicos; la voz de la calle cita por su parte un ejemplo vivo de la corrupción, ubicando a un individuo, común por no decir mediocre, que sin tener méritos académicos ni experiencia, lo hacen funcionario público local del gabinete ampliado. En su insana corrupción se denuncia comprando de inmediato vehículos y mostrando con orgullo los saldos de sus cuentas bancarias. Pero ese señor no es el único en el género, no es la excepción, el caso ya es una especie de regla.

Los atracos al erario son factor que frena el desarrollo; el efecto será desestabilizar la vida de los pueblos, porque la desviación de los recursos, que ya debería concebirse como delito de lesa humanidad, corresponde a destruir el sostén de la estabilidad social; se despierta el temor por estar más empobrecidos, se inhiben las acciones colectivas para exigir el cumplimiento de las leyes. Los demagogos hablan de la lucha por una “sociedad igualitaria”, sabiendo que es una farsa, una simulación despreciable, cuando sus hechos demuestran metas en contrario.

¿Acaso creerán que no nos damos cuenta del proceso devastador? Entre más empobrecidos y con más problemas de seguridad nos encontremos, estaremos liquidados por el temor, operando aislados y desunidos porque la prioridad será salvaguardar la familia, sin el menor intento por exigir cumplimientos o encontrar soluciones comunes. La frase inmortal de Vicente Ramón se pulverizó en los escritorios de gobierno, ya que “Primero serán los propios”.

Se reitera la necesidad de crear diversas organizaciones sociales con metas y trabajo específicos para exigir a todos aquellos que ostentan un cargo o función pública el cumplimiento honesto y cabal de sus atribuciones de ley;  frenar el desvío de recursos, los negocios ilícitos, el tráfico de influencias, el favorecer a los delincuentes, las malas propuestas de los gobiernos, y muchos etcéteras. ¿Alguien  que salte?

El panorama perceptible para el 2017 no es halagador, enfrente está la caída en espiral del peso ante el dólar; aumentará progresivamente el precio de los energéticos a partir del uno de enero y como efecto consecuente un importe generalizado de incremento para todos los productos y servicios; secuela de expresiones de descontento a través de los partidos políticos y para acabar con el cuadro, la muy próxima asunción al poder de Donald Trump, patético personaje que amenaza con situar al mundo de cabeza, amurallará su feudo, le pondrá candado, esconderá la llave e iniciará temerarias guerras contra los molinos de viento. Es cuanto.

Correo: poracapulco@hotmail.comfin

Perfil

Alfredo Hernández Fuentes

columnas anteriores

28 de Febrero
Pendencias del separatista Trump
24 de Febrero
Redes de complicidad en la fiscalización del sector público
22 de Febrero
Oremos

lo mas enviado
lo más visto

® 2011 Novedades de Acapulco, S.A. DE C.V. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal Quiénes somos Directorio Mapa de sitio
  • Powered by interlasa.com