inicio/portada
06 de Enero del 2017, 09:28 horas
De Pe a Pa

Piores y mejores

Alberto Vieyra Gómez

AMN.- ¿Para México, quiénes han sido los mejores y piores presidentes de EEUU, demócratas o republicanos? 

Es la pregunta con la cual me acatarran mis tres lectores y radioescuchas de México. 

No, mire usted. Todos están cortados por la misma tijera. Son unos jijos de la jijurria. Made in Jijurrilandia.  

Los presidentes norteamericanos no tienen amigos, sólo intereses. Ellos solamente obedecen a los Founding Fathers, es decir, a los Padres Fundadores de EEUU, cuyos descendientes son los dueños de las 507 empresas transnacionales más importantes del mundo, sean republicanos o demócratas. 

Ni a cuál irle. Nada de que mejores, para México todos han sido piores, y recordaré dos o tres ejemplos.  

Franklin Delano Roosevelt, el discapacitado demócrata que ostenta un récord electoral de cuatro elecciones seguidas en EEUU, de 1932 a 1945, fue el primer presidente gringo que mayores deportaciones consiguió, 1.5 millones de indocumentados mexicanos, proceso conocido como Repatriación Mexicana, que empezó en 1931 y finalizó en 1944. 

La crisis económica de 1929, que concluyó justamente con la Segunda Guerra Mundial, en 1945, con una boyante economía de guerra, elevó el desempleo en los EEUU hasta en un 25 por ciento, y Delano Roosevelt se vería obligado a proteger los pocos empleos en favor de los norteamericanos.  

Se tiene la falsa idea de que el nescafé de la Casa Blanca, Barack Obama, es un san Martín de Porres, ni maíz paloma. Desde que asumió el poder en 2008 ha expulsado a más de dos millones de indocumentados, principalmente mexicanos. Bajo sus órdenes, el Departamento de Seguridad Nacional empezó una estrategia de redadas en todo el país, que arrojarían un peligroso fenómeno social, pues mientras los padres de familia eran deportados a México, sus pequeños o esposas se quedaban pasando las de Caín en territorio yanqui. 

Ningún poder humano ni divino, menos los blandengues gobiernos mexicanos, pudieron convencer al presidente negro de EEUU de que le bajara de espuma a su chocolate, o a su cafecito. 

Pero también está el demócrata Bill Clinton, quien durante su mandato, y de la señora Hillary como primera dama, nos echó más de mil kilómetros de muro en la frontera con México en lo que se conoció como la Operación Guardián, que consistía en cazar a indocumentados con balas de goma y de a de veras, y los que lograban internarse en el desierto de Arizona, el 99 por ciento terminaba como festín de los coyotes y los buitres. 

Esa cacería humana se ha dado históricamente e indistintamente en las administraciones de presidentes republicanos y demócratas. Los republicanos matan con los kukluxklanes, los rangers y demás xenofóbicos racistas.  

Pero ni cómo olvidar a los republicanos, George Bush, padre e hijo, en cuyas administraciones consiguieron que, gracias al espurio Carlos Salinas de Gortari y otros vendepatrias, México fuese anexado al Tío Sam en materia económica y política. Aunque usted no lo crea.  fin

Perfil

Alberto Vieyra Gómez

columnas anteriores

24 de Marzo
Reyes del poder
20 de Marzo
El indio de oro
17 de Marzo
Los muros en la cabeza de Trump


® 2011 Novedades de Acapulco, S.A. DE C.V. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal Quiénes somos Directorio Mapa de sitio
  • Powered by interlasa.com