inicio/portada
16 de Marzo del 2017, 06:52 horas

Líderes ricos, obreros pobres

Adán Juárez

A ver, a ver… El sistema político que tenemos en México profundiza la desigualdad y la injusticia social en forma brutal. No responde a los reclamos de la mayoría de mexicanos que exigen un mejor nivel de vida. Urge un cambio estructural.

Los sindicatos, por ejemplo, que debieran ser los lugares donde la clase trabajadora encontrara un refugio para la solución a sus problemas laborales, no lo son.

Las dirigencias sindicales usan a los trabajadores para amasar fortunas y poder político. Se han convertido en los modernos amos y los obreros, en lacayos.

Sin ir muy lejos, tenemos el caso del Sindicato de Trabajadores de la República Mexicana que encabeza Carlos Romero Deschamps, cuya plantilla laboral asciende a 135 mil 228 trabajadores, resultando ociosa la mayoría pues las empresas privadas contratistas llevan a su propio personal para labores de exploración y explotación de hidrocarburos.

Venezuela, en sus momentos de boom petrolero, usaba apenas a 25 mil trabajadores y producía más que México.

Según el diario El País, los recursos que van directamente al STPRM, aumentaron en 18% en el último año. Y desde que se aprobó la Reforma Energética, la bolsa anual pasó de 302.9 millones de pesos a 358.9 millones en 2015.

En tanto que el presupuesto administrado por Romero Deschamps, aumentó 105%, en los últimos diez años.

El diario aseguró que el sindicato petrolero “es uno de los que más dinero recibe en América Latina y el que más se opone a transparentar los recursos que Pemex le transfiere”.

EN EFECTO, ni la reforma energética pudo tocar al poderoso líder petrolero, pues a pesar de las modificaciones legislativas, los acuerdos que pacta cada año, siguen igual.

CABE destacar que en 2012, antes de empezar el debate de la reforma energética, Romero Deschamps recibió un apoyo de 100.3 millones de pesos, así como 30.9 millones de pesos para gastos de viaje de algunos de sus colaboradores. En 2014, dichos apoyos se incrementaron un 25 y 13%, respectivamente.

Mientras que los trabajadores sindicalizados desconocen el uso que su líder hace de la bolsa de recursos financieros.

SEGÚN Federico Mora Palacios, integrante del Grupo Unido Regeneración Sindical: “Nunca se ha rendido cuentas de nuestras cuotas sindicales ni de las prestaciones que le otorga la empresa para el sindicato. El trabajador no puede preguntar sobre sus cuotas sindicales porque está sometido y sabe que si levanta la voz se queda sin trabajo. A unos los jubilan, a otros los amenazan o los despiden”.

LA DANZA DE LOS MILLONES

PARA NADIE es novedad que el Sindicato de Trabajadores de la República Mexicana, recibe un 2% de recursos financieros de todos los contratos que firma PEMEX con empresas privadas, desde hace 30 años.

Romero Deschamps, es hoy el dirigente sindical más millonario de todos los tiempos, en comparación con los trabajadores que reciben migajas, a pesar de estar bien pagados.

Sobre el particular, el Sindicato Nacional de Trabajadores de las Empresas Productivas del Estado Petróleos Mexicanos (Sntepe) y la Gran Alianza Petrolera, lo acusan de nadar en la corrupción.

Ambos sindicatos dicen que desde 1977, Pemex proporcionaba al STPRM (léase La Quina) el usufructo de 40 por ciento de los pozos petroleros. Y a partir del gobierno de Miguel de la Madrid, se redujo al 2% de los contratos firmados.

AÜN así es mucho el dinero que fluye por ese concepto. Se estima que Romero Deschamps ha recibido poco más de 100 mil millones de pesos, desde hace 30 años.

SE dice que el dirigente sindical también se desempeña como contratista de Pemex, pues tiene empresas que le venden servicios a la paraestatal, por cierto, bien cobrados.

MANEJA, además, discrecionalmente los recursos de la caja de ahorros de los trabajadores constituida en 1975, así como los fondos de los seguros colectivos e individuales. También el fondo de los empleados de planta.

ELIEL Flores, dirigente de la SNTEPE dice que Romero Deschamps recibió del exdirector de Pemex, Rogelio Montemayor, 1,680 millones de pesos para la liquidación de prestaciones contractuales, entre otros negocios “en lo oscurito”.

ROMERO Deschamps, a pesar de ser incondicional de Joaquín Hernández Galicia, acérrimo enemigo de Carlos Salinas, fue hincado por el nuevo Presidente Salinas, para recomponer el cacicazgo en la paraestatal.

CON la bendición de Salinas, Romero Deschamps tomó la secretaría general del Sindicato en junio de 1993, luego que Sebastián Guzmán Cabrera había ocupado la plaza, a la caída de de La Quina, en enero de 1989, con el apoyo de su estratega principal, Manuel Camacho Solís, más tarde caído en desgracia.

DESDE entonces las órdenes para el nuevo dirigente petrolero llegan desde “arriba”. Y desde ahí le indican hacia donde canalizar los cuantiosos recursos financieros, como fue el caso del apoyo al candidato Francisco Labastida, en el año 2000. Aunque no todos los recursos se los queda Romero Deschamps, pues reparte una gran cantidad a los de “arriba”. Pero aún así, es una inmensa fortuna la que se queda en sus manos. En fin, en fin… (unomasmega@yahoo.com.mx)fin

Perfil

Adán Juárez

columnas anteriores

30 de Marzo
Fracaso de AMLO en NY
23 de Marzo
A 79 años de la expropiación
09 de Marzo
¿Qué festejar el 18 de marzo?


® 2011 Novedades de Acapulco, S.A. DE C.V. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal Quiénes somos Directorio Mapa de sitio
  • Powered by interlasa.com