inicio/portada
19 de Mayo del 2017, 06:34 horas

EL TLC

Carlos Texta

En esta primera parte, recordaremos las condiciones en que se gestó el TLC, de cómo fue tomado por la sociedad así como por los grupos opositores a dicho tratado y otros actores políticos y, además de cuáles fueron sus objetivos.

El TLC nació cuando el país se encontraba en una severa crisis económica y política; se tenía un elevado desempleo, conjuntamente con una alta tasa inflacionaria y un estancamiento económico, se dio lo que se conoce como una “estagflación”, estancamiento con inflación. También fue una época de efervescencia política, el viejo régimen se estaba desmantelando, el cual, consistía en un presidencialismo autoritario, que contaba a la vez con un partido “hegemónico”, o sea el PRI; la economía estaba cerrada al exterior (un severo proteccionismo, altos aranceles) y estaba controlada por el Estado o gobierno. Pero cuando el TLC nació, ya se llevaban algunos años en que se había liberado el comercio, ya teníamos un libre comercio, se trataba de una economía abierta, México había ingresado al GATT; y por lo mismo, muchas empresas se encontraban en quiebra, porque no estaban preparadas para la competencia, estaban acostumbradas a la cobija del gobierno mexicano (proteccionismo, subsidios, cero impuestos, etc.). Por otro lado, se daba una crisis de confianza por parte del sector privado, no se le creía a la clase política, y por tal razón, los empresarios no arriesgaban en inversiones de largo plazo. Ante tal situación, se buscaba un factor que restableciera o diera la confianza necesaria a los empresarios, nacionales y extranjeros para que invirtieran; y resulto que este elemento era nada menos que el de firmar un tratado de libre comercio con EE.UU. y Canadá. Por lo tanto, el objetivo principal del TLC era político, “evitar el colapso de toda la estructura política tradicional.

Para algunos intelectuales mexicanos, le TLC, fue un resultado de un cálculo o razonamiento político, su contenido o su naturaleza era “estrictamente económica”, pero lo que el gobierno buscaba era credibilidad, confianza y, que las reformas comerciales que habían implementado los presidentes De la Madrid y Salinas; permanecieran en el largo plazo, que no se echaran abajo al darse un cambio de gobierno.

El TLC nació sin una aceptación popular en México así como en los EE. UU.; en cada país, por distintas razones; aquí, para muchos, se le consideró una traición a la patria, así como el “causante de todos los males”; en los EE.UU., fue repudiado por los sindicatos y algunos sectores empresariales.

EL TLC, tenía como objetivos fundamentales, además del mencionado fin político, atraer inversiones directas, ampliar los mercados (nacional y extranjero) para los productores mexicanos, aumentar las exportaciones manufactureras (antes de la reformas comerciales y del TLC México exportaba unos cuantos productos, petróleo principalmente); otros objetivos eran el de suprimir el déficit en la balanza comercial, así como el de elevar la productividad y hacer competitiva la economía mexicana, despolitizar a ésta, y separarla del ciclo político.

Ahora bien, hoy que está por terminar el TLC, ¿se logró lo que se esperaba? ¿se aprovechó o se desperdició la oportunidad que se abrió con el TLC?.fin

Perfil

Carlos Texta

columnas anteriores

16 de Junio
Los políticos, ¿los mejores hombres?
09 de Junio
Los contrastes
02 de Junio
El efecto económico de Trump


® 2011 Novedades de Acapulco, S.A. DE C.V. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal Quiénes somos Directorio Mapa de sitio
  • Powered by interlasa.com