inicio/portada
20 de Abril del 2017, 06:33 horas
Desde la lupa

Duarte, ¿viene o no viene?

Editorial Novedades

Ayer el ex gobernador de Veracruz Javier Duarte Ochoa compareció ante el Quinto Tribunal de sentencia penal de Guatemala en la que tras serle informado los delitos de los que se le acusa y que fueron motivo de su aprehensión en ese país con fines de extradición, sin embargo el ex mandatario se reservó su derecho sobre si se oponía o no a ser extraditado a México, ya que argumentó que esperará a que la solicitud formal sea realizada por el Gobierno mexicano y que su equipo de abogados puedan analizarla y de esta manera tomar su decisión, por lo que ya se especula sobre lo que pudiera estar tramando el veracruzano… Duarte Ochoa fue claro al señalar que el que no aceptara en ese momento ser extraditado no significaba que no lo vaya a hacer una vez evaluada por sus defensores la solicitud formal, es decir dejó en el aire la posibilidad de acelerar este proceso y que en cuestión de días, una vez que él aceptara, estar en suelo mexicano para enfrentar el proceso en su contra por lo que el hecho de que no se negara desde ayer todo indicaría que lo del análisis de la solicitud pudiera ser como dando tiempo para ver bajo qué condiciones sería o bien para que los personajes políticos involucrados en todo lo que se le acusa y de lo que aún no sale a la luz pública tengan tiempo para pensar de qué manera le van a ayudar…

Y es que se ha mencionado mucho que no es creíble que los miles de millones de pesos de los que lo acusan haber desviado pudo hacerlo sin que nadie se diera cuenta, sin la participación de más funcionarios, sin la complicidad de más personas y que muy probablemente algunas estén aún ostentando cierto cargo de importancia, por lo que el ex gobernador estaría dando tiempo para que quienes también se beneficiaron con sus desvíos le hagan saber las alternativas que tendrá al enfrentar la justicia mexicana… Por lo pronto, el ex mandatario pese a lo que digan no luce muy preocupado, a ninguno de sus familiares se les persigue ni hay acusación contra ellos, y ahora esperará a ver la solicitud formal de su extradición para decidir si le conviene apresurar el proceso y que coincidentemente algún vacío legal aminore significativamente su sentencia o hasta no haya nada que se le pueda comprobar, de no ser así tendrá la opción de negarse a la extradición y prolongar por un año o más la decisión y en ese tiempo muchas cosas pueden pasar, por cierto, en ese lapso habrá cambio de gobierno. ¿Estará apostando a eso? fin

Perfil

Editorial Novedades

columnas anteriores

23 de Junio
¿Llamarada de petate?
22 de Junio
Desplazados sin rumbo
21 de Junio
Aplicación de la justicia


® 2011 Novedades de Acapulco, S.A. DE C.V. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal Quiénes somos Directorio Mapa de sitio
  • Powered by interlasa.com