inicio/portada
07 de Marzo del 2017, 06:53 horas

Carlos Cruz Islas

Ramón Sosamontes

Con mi más sentido pésame a la familia de Carlos.

En 1978 se empezó a reorganizar el Partido Comunista Mexicano en el estado de Guerrero, con vistas a su legalización y participación en las elecciones federales del 79 y posteriormente para gobernador y diputados locales. Producto de la reforma política electoral que se logró en el gobierno de José López Portillo y  Jesús Reyes Heroles, secretario de gobernación.

Un puñado de dirigentes harían esta labor, desde el profesor Othón Salazar Ramírez, Efraín Bermúdez, Pablo Sandoval, Rosa Isela Ojeda, Pablo Cortez Varona, Cesar, Serafín  y Mary  Núñez, Silvia Whizar, Juan Manuel Hernández , el que esto escribe, y muchos más,  nada fácil cuando los comunistas éramos vistos como peligros para vida.

Y fue en la montaña de Guerrero, allá en Tlapa de Comonfort donde  había un matrimonio de profesión médicos,   su casa fue santuario para los que recorríamos los pueblos pidiendo ingresaran al PCM. Nos dieron cobijo y comida; y a veces para la gasolina y los camiones. Eran de la “célula”, sin en ese santuario hubiera sido más difícil. Después los médicos se fueron a vivir a Chilpancingo, a la Universidad y ahí hicieron su vida hasta esta tragedia donde les asesinaron a un hijo en este año.

Ese matrimonio lo encabezaba el Dr. Carlos Cruz.

“Paz: aportas paz y calma al mundo. Allá donde vayas, ¡repartes alegría y amabilidad y luchas contra la maldad!”. Este es el recuadro que el Dr. Carlos Cruz puso en Facebook en memoria de su hijo vilmente asesinado en Chilpancingo, Carlos Cruz Islas. Su cuerpo localizado en Tehuixtlan, a solo 10 km de la ensangrentada capital del Estado de Guerrero.

LAMENTABLE NOTICIA EL asesinato de Carlos Cruz Islas, exdirigente de la CANACINTRA. Perder a un hijo  es lo peor para un padre y madre. Secuestrado y sacado de Chilpancingo  rumbo a  Zumpango, inexplicable que no se hayan dado cuenta, cuando no hay más de 8 salidas de esa ciudad hacia otros rumbos, que si vigilaran constantemente bajarían los secuestros, ni modo, estilo estado de sitio, a dejarse examinar y catear, se pierde tiempo se ganan vidas, se mete a la cárcel a los delincuentes. Los retenes de justicia son necesarios.

Se siente tristeza, miedo y coraje y lo peor para una sociedad se siente impotencia y para los gobiernos son golpeas hacia la ingobernabilidad. Aquí no caben los partidos ni grupos, solo JUSTICIA.

Punto y aparte: no hay que bajar la iniciativa de la legalización de la mariguana y de la amapola con usos médicos.

Otro punto y aparte: todo un éxito el tenis, Acapulco apareció en noticias positivas.fin

Perfil

Ramón Sosamontes

columnas anteriores

18 de Julio
Sentencias sumarias
04 de Julio
¿Qué hacer?
27 de Junio
La corrupción ha dañado la democracia


® 2011 Novedades de Acapulco, S.A. DE C.V. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal Quiénes somos Directorio Mapa de sitio
  • Powered by interlasa.com