inicio/portada
13 de Julio del 2017, 06:38 horas

Atender a las víctimas

Adán Ríos Parra

La alerta de violencia de género es importante porque obligaría a las autoridades a localizar a una persona del sexo femenina en forma inmediata, y no tardarían tanto una vez que se ha presentado la denuncia formal ante las autoridades competentes.

El Congreso local, debería empujar para exhortar a la Codehum para que conforme a sus facultades solicite ante quien corresponda a declarar la alerta de género en la entidad, para los ocho municipios con mayor número de habitantes. Para evitar que tengan que cumplirse las 72 horas que se establecen por ley para la búsqueda de personas desaparecidas.

En éstos tiempos donde la desaparición forzada se ha vuelto tan cotidiana. La alerta ámber, ayuda. Pero la alerta de género es específica para las féminas.

Un problema mayor es que los ciudadanos no están informados a dónde acudir a denunciar en caso de que su menor, hija u otra persona se tenga la presunción de que ha desaparecido o no ha sido localizado.

El comité de familiares y amigos desaparecidos en Chilpancingo y otra parecida a la del Colectivo <> de Iguala o del Colectivo <>de Chilapa, y otros municipios se han organizado los ciudadanos para la búsqueda de sus familiares desaparecidos, que a estas alturas son miles.

La suma de asesinados es mayor. Sin considerar a las víctimas de desplazamiento que contempla la Ley 487.

La de Atoyac es la más antigua. (Afadem), Tita Radilla Martínez ha pugnado por las vías legales para que la autoridad utilice los instrumentos legales a su alcance para la búsqueda de Rosendo Radilla Pacheco quien desapareció desde hace 43 años, aunque en ese periodo en Guerrero hubo un millar de personas que no se sabe su paradero, Rosendo había sido acusado de componer corridos sobre la lucha social, por lo que la pugna legal ha derivado entre otras cosas a sentar precedente para la indemnización por daño material a los familiares de la víctima.

Otro caso emblemático y que ha distinguido a la entidad ha sido la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, hace ya casi 3 años.

El que hasta la fecha no haya avanzado mucho el caso, sienta un precedente para que cualquier persona simplemente no se sepa nada de ella.

Por lo que se requiere un banco estatal de ADN, y no sólo de datos que prevé la Ley Numero 553 de Acceso a una vida libre de violencia, y una casa de atención a víctimas, entre otras acciones, que mejoraría la atención psicológica en la presunción del delito.

Enfocarse en la prevención de la desaparición forzada es más importante que todas las declaraciones posteriores de <>.

La alerta de género obligaría a la autoridad a atender en forma inmediata cada caso que se presente y no esperar el término de ley para actuar. Atender a las víctimas parece sencillo, no lo es se requiere personal especializado y poner al servicio de la población todos los instrumentos legales al alcance de la autoridad.

La masacre en el penal de las cruces, que no es asunto menor, pero ha desviado la atención de los legisladores, quienes han politizado un asunto meramente jurídico y de impartición de justicia a las víctimas. Porque se han enfocado en separaciones del cargo o en renuncias, y en reparto de culpas.

Lo que preocupa es que continúa la violencia hacia las mujeres y la alerta de género quedó pendiente. La violación a los derechos humanos en la entidad no es asunto reciente y se ha hecho poco, comparado con la dimensión del problema.

Comentarios: ariosp@unam.mxfin

Perfil

Adán Ríos Parra

columnas anteriores

17 de Agosto
Minería
10 de Agosto
Desaparición forzada en la entidad
03 de Agosto
Resultados del poder


® 2011 Novedades de Acapulco, S.A. DE C.V. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal Quiénes somos Directorio Mapa de sitio
  • Powered by interlasa.com