inicio/portada

Chilpancingo
07 de Julio del 2017, 07:26 horas

Huyen más familias de Chilapa de Álvarez

Habitantes piden ayuda de las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública y al Gobierno del Estado para “sobrevivir"

Jorge Balvanera

CHILPANCINGO.- Nueve familias más salieron desplazadas por la violencia de las comunidades nahuas de Ahuihuiyuco, Tepozcuautla y Tetitlán de la Lima, en el municipio de Chilapa de Álvarez, que prácticamente viven en la indefensión. Estas salieron huyendo debido a la ola de violencia, por lo que de manera por demás desesperada, piden ayuda de las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública y del Gobierno del Estado para “sobrevivir”.

Indígenas nahuas de Ahuihuiyuco, Tepozcuautla y Tetitlán de la Lima, han tenido que dejar sus comunidades
Indígenas nahuas de Ahuihuiyuco, Tepozcuautla y Tetitlán de la Lima, han tenido que dejar sus comunidades © Jorge Balvanera

Indígenas nahuas, desplazados de los poblados de Ahuihuiyuco, Tepozcuatla y Telitlán de la Lima, municipio de Chilapa de Álvarez, en La Montaña Baja de Guerrero, quienes se refugiaron en un poblado del que pidieron no se mencione, actualmente se alquilan en tierras de labor, o en otros oficios.

Cabe mencionar que estas nueve familias, apenas sobreviven en condiciones poco dignas y sobre todo, sin el apoyo del gobierno en un refugio temporal que encontraron en alguna comunidad del municipio de Juan R. Escudero, en la zona centro de la entidad. Actualmente en ese punto, se encuentran un total de 36 personas, 11 de éstas son niños de nivel preescolar, primaria, secundaria y de bachillerato.

Incluso, todos ellos tuvieron que suspender sus estudios porque llegaron a este lugar, justo al finalizar el año escolar, por lo que sólo fueron aceptados los niños de kínder y primaria, pero en calidad de “oyentes”.

Sin embargo, el resto de los menores que cursan la secundaria y bachillerato, no fueron recibidos en las escuelas, porque prácticamente se concluyó el año escolar. Mientras tanto, y sin contar con el apoyo de ninguno de los tres niveles de gobierno, las familias, están viviendo hacinadas, en galeras que antes se utilizaron como cobertizos para pollos.

En tanto, otras familias pudieron construir pequeños cuartos en donde utilizaron pedazos de madera, cartón y lámina galvanizada, en un traspatio que personas solidarias les prestaron de manera temporal.

En ese sentido los pobladores indígenas nahuas, demandaron al Gobierno del Estado que los apoye con la finalidad de que sean reubicados y reiniciar una nueva vida, “aunque sea nuevamente de cero”.

Una mujer, dijo que debido a la violencia se vio obligada a dejar el poblado de Tepozcuautla el pasado 9 de junio. Lamentó con tristeza que a dicha comunidad no va a regresar, porque “sólo me espera la muerte y en la misma situación se encuentran los de Ahuihuiyuco y Tetitlán de la Lima, que también dejaron sus pueblos por la violencia”.

Por su parte, Manuel Olivares Hernández, director del Centro de Derechos Humanos, acusó al Gobierno del Estatal de estar incumpliendo con su obligación de garantizarles seguridad, salud, vivienda y educación.

Calificó de insostenible la situación en la que viven los indígenas nahuas y responsabilizó al gobierno de cualquier situación adversa que se presente. Como se recordará los indígenas nahuas huyeron de sus pueblos, debido a la disputa por el territorio entre dos bandas delincuenciales. fin


® 2011 Novedades de Acapulco, S.A. DE C.V. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal Quiénes somos Directorio Mapa de sitio
  • Powered by interlasa.com