inicio/portada

Noticiero Político
04 de Junio del 2017, 08:20 horas

Arranca la jornada electoral. ¿Qué se vota en México?

Se elegirán tres gobernadores, diputados y alcaldes; el resultado electoral marcará el panorama político hacia las presidenciales de 2018

AP

MÉXICO.- Electores de cuatro estados han comenzado a votar este domingo para elegir tres gobernadores, diputados y alcaldes pero más allá de a quién elijan, el resultado de las elecciones marcará el panorama político hacia las presidenciales de 2018 y el futuro del oficialista Partido Revolucionario Institucional, el del presidente Enrique Peña Nieto.

La votación más reñida y la de mayor repercusión nacional será la del Estado de México
La votación más reñida y la de mayor repercusión nacional será la del Estado de México © Tomada de Internet

La votación más reñida y la de mayor repercusión nacional, que ha estado precedida de numerosas denuncias de compra de votos y acciones intimidatorias para inhibir la participación, será la del Estado de México, el estado más poblado del país, el de mayor influencia económica y política y donde el PRI podría perder por primera vez después de gobernar ininterrumpidamente durante 88 años.

Además se elegirán gobernador y legisladores en Nayarit (oeste) y Coahuila (norte) -dos estados priístas y uno de ellos, el norteño, donde tampoco ha habido transición política- y alcaldes en Veracruz (este) donde el PRI perdió por primera vez el año pasado y cuyo último gobernador está preso.

En total, casi 20 millones de mexicanos, un cuarto de los electores del país, están llamados a las urnas este domingo que estarán abiertas hasta las 6 de la tarde.

En el Estado de México, que rodea la capital y agrupa todos sus suburbios, el aspirante priísta Alfredo del Mazo estaba ligeramente por delante en las encuestas y el electorado en su contra se dividen varios candidatos opositores.

Sin embargo, la situación es casi de empate técnico con Delfina Gómez, la candidata a gobernadora por el izquierdista Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido creado por Andrés Manuel López Obrador y con el que este político aspirará a la presidencia por tercera vez el año próximo.

Detrás le siguen los aspirantes del también izquierdista Partido de la Revolución Democrática, Juan Zepeda, y la excandidata presidencial del derechista Acción Nacional Josefina Vázquez Mota.

La capacidad de movilización que tengan los partidos y las denuncias de irregularidades serán los elementos que previsiblemente definirán la jornada después de una campaña marcada por las denuncias de compra de votos y las acusaciones cruzadas de todos los grupos.

La tensión electoral se incrementó horas antes de la apertura de las urnas en el Estado de México con llamadas intimidatorias para que la gente no saliera a votar; el reparto de folletos que parecían oficiales e indicaban qué hacer en caso de un ataque armado; y el hallazgo de cabezas de cerdo ensangrentadas frente a instalaciones de Morena en varios municipios del estado, hechos que la Procuraduría General de la República ya investiga, según informó en un comunicado.

Santiago Nieto, titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) aseguró que los comicios “están garantizados”, pese al récord de denuncias registrado, más de 650 en total y 278 expedientes abiertos solo en el Estado de México.

La Policía Federal junto con efectivos de la Procuraduría General de la República vigilarán el proceso y la FEPADE estará especialmente pendiente de localizar las casas o lugares que puedan utilizarse para repartir materiales o recompensas para comprar el voto.

El Estado de México tiene una industria pujante y es la región que más aporta a la economía del país después de la capital, un 9,3% del PIB, y la de mayor censo electoral, 11,3 millones de electores. De ahí su importancia.

Pero muchos expertos coinciden en que las prácticas de caciquiles y clientelistas que perduran por la falta de alternancia política han enquistado problemas como la desigualdad, la violencia y la corrupción.

El año pasado, estos males le costaron al PRI cuatro gubernaturas que siempre habían estado en su poder, el encarcelamiento de dos exgobernadores y que la popularidad de Peña Nieto llegara a los niveles más bajos de un gobernante desde que se tiene registro.

Por eso, una derrota en el Estado de México sería todo un "golpazo” para el gobierno federal, en palabras de José Antonio Crespo, del Centro de Investigación y Docencia Económica, porque el PRI perdería “uno de los bastiones más importantes" en términos de imagen y de ánimo interno del partido.

El gran beneficiado podría ser López Obrador, el político que acaparó más atención que la candidata a gobernadora de su partido y que comenzó su pre-campaña para la presidencia prácticamente tras su derrota ante Peña Nieto en 2012.fin


Noticiero Político

Democracia perdida
® 2011 Novedades de Acapulco, S.A. DE C.V. Todos los derechos reservados.
Aviso Legal Quiénes somos Directorio Mapa de sitio
  • Powered by interlasa.com